Ejercicio de la Soledad III



Escrito en el jardín


Veo una hormiga sobre mi cuaderno.
Cruza sus cuadrículas
y se adentra en las palabras
como si fuesen laberintos.

Escribo “yo”
y queda encerrada a fuerza en la vocal
hasta que abro un nuevo verso:
“te amo”.

La hormiga aligera su paso,
libre asciende por la “m”.
Entonces, la sombra esta última palabra
es un abismo
donde se pierde.

Foto: EE., enero de 2008

No hay comentarios: