Oficio de sangrar



Oí a mi corazón
desvestirse
en su oficio de sangrar

Lo vi en su flirteo rítmico
de animal
en celo con el aire
filmado en la costumbre
y cavernario
pareciera hibernar
-como todo mi yo, a veces-
a causa de las ruinas
que resiste
forastero.

Natural, le hablo
me interno
lo nombro
en ésta y tanta poesía y lo desarmo
como metáfora quirúrgica
"está sano y muy fuerte" -diagnostican-

¡Qué saben ellos de su dolor precioso
de la inmortalidad de sus heridas
de su llanto
y ventrículos desolados!

Ah corazón corazón
no es de ejercicio intercostal

sino mundo
mariposa perdurable
y esa infinita desheredad

corazón,
la sed de tus pálpitos.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Es un poema maravilloso. Fuerte como el corazón de un buey. Intenso como la lluvia que no cesa.
Un beso grande
JET

Solange Schiaffino dijo...

Gracias Jet, que además lo firme un doc es mucho más tranquilizador el diagnóstico .. jiji
un gusto verte auscultando, leyendo mi poesía.
Un beso.