Pasajeros

Aquí las horas se terminan
son aullido de balizas antes de morir,
dicen de lugares y conjeturas pasadas,
pronuncian adioses
y nombres extranjeros,
pasan
y la gente también pasa
en direcciones cargadas de algún valor
relativo
como una mujer que espera en la estación
y halla un sombrero blanco interpuesto entre ella
y un hombre pasajero.

A veces soy ella,
el hombre pasajero me acompaña
es gentil,
una sonrisa suya me mira
sabiendo que he perdido mis horas,
con cariño desarena un reloj nuevo para mí.
Sé que es capaz de llenarlo de besos,
y cuando la hora tiene que morir
otra vez
yo ya no quiero más besos, pero lo dejo.
A veces, un tremolar de vapores
a intervalos silba y nos distrae.

Presiento que tomará mi sombrero
entonces cierro los ojos
y sé que nada ocultará esta tristeza
cuando estemos situados cada uno,
solos
en medio de otros rostros
y sus recuerdos
que también son pasajeros.

No hay comentarios: