Hueco en la Palabra




He debido ahuecar esta palabra
como un asombro
que me repta ardiente
y desespera

y es maraña o pelaje tupido
que incita a garras a uña
a dientes
-a punta de insondables-
a agrietarse toda
latido o tierra
profunda
oscilación
de humedad tras humedad
de napas tan ocultas tan
que me atraviesan.

Y voy hecha tajo
transgrediéndome
mujer en el aullido.

Murmuración toda
huella tu lengua
temblor y estampida, quiero
en el hueso del hueso
y mi lengua
encabritada
y lamido
en la cavidad roja
donde perecer grito y fiera.

1 comentario:

cielo claro dijo...

Me encanta leerte, tu poesía es de una fuerza maravillosa.

Te dejo mis abrazos para ti, entrar a leerte, como te lo he dicho tantas veces es una maravilla.